Bienvenidos a TraduCreativa!

Destacado

Bienvenidos a TraduCreativa, el blog dedicado a la traducción creativa.

Si te preguntas qué es, si quieres dedicarte a ello o si has llegado aquí por error y ahora te pica la curiosidad… ¡Sigue leyendo!

Sigue leyendo “Bienvenidos a TraduCreativa!”

Anuncios

Spanglish

Sí, es una película de James L. Brooks, pero también es un idioma. O, más bien, un dialecto del español. Hacía mucho que, por un motivo u otro, no publicaba nada, pero esta vez traigo algo que espero que compense la espera: voy a hablaros de mi experiencia traduciendo al spanglish.

Mucha gente aún duda de su existencia, pero os lo digo de primera mano: el spanglish es real.

¿Y qué es?

Bien, el spanglish es una variedad del español que se habla en la comunidad latina de Estados Unidos. Consiste, básicamente, en mezclar ambos idiomas tanto en gramática como en léxico, dando significados inexistentes a palabras o españolizando verbos ingleses, por lo que a menudo estas palabras se dan por inválidas o errores de traducción. Por ejemplo, ¿alguna vez habéis aplicado para un trabajo? ¿Habéis salvado un documento? ¿Os han hecho un chequeo médico? ¿Habéis tomado un riesgo? ¿Verdad que, aunque sean palabras correctas, no quedan del todo naturales? En cambio, presentar una solicitud para un trabajo, guardar un documento, una revisión médica, asumir un riesgo, todo esto sí nos suena natural. El motivo es que los anteriores son calcos del inglés: apply for a job, save a document, a medical check-up, take a risk.

También se caracteriza por un uso excesivo de pronombres: en español, a menudo se elimina el sujeto, en cambio en el spanglish (debido a la fuerte influencia del inglés) están siempre. Chequee usted el guardarropa antes de ponerse esa camisa. Esta pronominalización excesiva también es habitual en dialectos latinos como el dominicano. Una vez tuve una compañera de trabajo dominicana, y decía “tú” cuatro veces por frase de media (sí, me dedicaba a contarlas).

Vale, puede que os estéis preguntando: ¿Y esta chiquilla de dónde ha sacado esto? ¿Cuándo ha tenido que usar el spanglish si no se ha movido de España? Bueno, todos conocemos en mayor o menor medida el Obamacare, el sistema de copago sanitario que implantó Barack Obama, dirigido a la gente con menos recursos. Y bien, ¿qué comunidad es la que tiene menos recursos en Estados Unidos? Los hispanos. Así pues, el Gobierno de Estados Unidos decidió hacer todos los documentos informativos respecto al Obamacare tanto en inglés como en español. ¿Español normal? No, desde luego. Spanglish. ¿Y a quién se les ocurrió pedir que hiciese las traducciones oficiales? A un conocido mío que trabaja de intérprete y traductor en el hospital de Dane y que, debido al gran flujo de trabajo habitual que tiene, a su vez me pidió ayuda a mí.

Y así, sin comerlo ni beberlo, me encontré en una situación en la que, al principio, me rechazaban toooodo lo que mandaba. ¿El motivo? El registro era muy elevado. Y con registro elevado me refiero a palabras totalmente normales para mí, como folio, acontecimiento o declaración. No, folio no se entiende, tiene que ser hoja o, mejor aún, papel. ¿Acontecimiento? ¿Por qué no evento? De declaración ya ni hablemos, no se declara ni se informa, se reporta. Todo tenía que ser lo más parecido al inglés posible, incluso aunque su significado fuese incorrecto. Y hablando de esto, ¿cómo tradujeron el servicio de Healthcare? Pues como Cuidado de salud. Y tan anchos.

El momento en que peor lo pasé con el tema vocabulario fue, sin duda, la vez que tuve que traducir una encuesta de identidad de género de unas 30 páginas que se iba a pasar a las comunidades LGBT hispanas de allí, hará unos cuatro años. Creo que no he tenido que hacer tantos malabares lingüísticos en toda mi vida. Porque claro, ¿cómo describes todo eso (que la gente ahora está más informada, pero cuando yo lo hice apenas había información) en un español simple, que se parezca al inglés y sea fácil de entender para cualquiera? Además, tenía prohibido usar cualquier palabra que sea masculina o femenina, todo tenía que ser lo más neutro posible. También recuerdo con especial pena una encuesta que se pasaba a las madres de bebés que habían nacido muertos. Muy dura, y muy complicado de suavizar la sensibilidad del tema con las preguntas que se hacían (¿Tomas drogas? ¿Eres alcohólica? ¿Tu bebé murió porque tú eres alcohólica?).

Últimamente ya no me llegan apenas encargos de spanglish, porque con la llegada de Trump se ha ido eliminando el Obamacare poquito a poco, sin pausa pero sin prisa, y ahora mismo ni siquiera sé si sigue vigente. Además, Donald Trump tiene un especial aprecio a la comunidad hispana que reside en Estados Unidos, y por lo poco que sé lo de traducir cosas oficiales al spanglish para ayudar a la comunidad está quedando obsoleto.

 

 

 

Por cierto, que si os pica la curiosidad, en la web oficial de Cuidado de Salud podéis encontrar algunos de los textos que traduje al spanglish. 

Traducir nombres propios

Una de las mayores batallas en la historia de la traducción, que sigue aún a día de hoy, es la traducción de los nombres propios. ¿Debemos? ¿No debemos?

Más allá de los clásicos “No hay que traducir nunca”, “Hay que adaptarlas para que se puedan pronunciar” y “Solo si ese nombre propio significa algo”, puede que la solución yazca en la traducción creativa.

La pregunta que debemos hacernos no es “¿Significa algo?”, sino “¿Te hace sentir algo?”. Y, ¿qué significa sentir? Pues exactamente eso, si provoca alguna sensación, si da alguna impresión, si al oír el nombre, sin una descripción, ya puedes hacerte una pequeña idea del personaje en vez de imaginarlo como un monigote sin rostro ni características. Y eso se hace mediante las siguientes variantes: sonido, origen, localización, adjetivación, creación de nombres, significación.

Sigue leyendo “Traducir nombres propios”